Ermita Nuestra Señora de la Lanzada

Pocas playas hay tan populares no sólo en Rías Baixas sino también en toda Galicia como A Lanzada. Hablamos de una extensión de dos kilómetros y medio (que se llenan durante los fines de semana de verano) de punta a punta. Pero esta vez la idea nos convierte exclusivamente en paseantes y buscadores del buen patrimonio histórico gallego. Y nos lleva hacia uno de los extremos de la playa, donde la pequeña ermita de Nuestra Señora de la Lanzada nos aguarda con su esplendor románico en pleno siglo XII en compañía de ruinas de distintas épocas. De hecho se habla del paso de los fenicios, celtas, romanos y los vikingos por esta zona (hay restos arqueológicos de un pequeño castro y de la torre de un castillo).

Ermita de Nuestra Señora de La Lanzada (Rías Baixas, Galicia)

La ermita es un lugar excepcional para contemplar el atardecer. Y, aunque en muchas ocasiones sus puertas están cerradas, si coincidimos con alguna ceremonia o misa, encontraremos un interior maravilloso decorado con algún que otro barco en miniatura colgando de la pared y que hace referencia a esa relación inseparable que tienen los gallegos con el mar.

Ermita de Nuestra Señora de La Lanzada (Galicia)

 

 

 

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies